Skip to content
24/11/2014 / Tamara

Algunas claves de ¡PÉRFIDAS!

Algo que me preguntan a menudo es cómo se me ocurren las historias. La respuesta es: sin planificar nada, a medida que voy escribiendo y una vez me siento en la silla. Pero en el fondo no es 100% así. He recopilado (sin spoilers) cinco fuentes de inspiración que de una u otra forma están en mi última novela, ¡Pérfidas!. Hay muchas más, pero estas son las que puedo reconocer conscientemente:

1. Las pioneras de la lucha libre americana

ladywrestlers

1939. Empieza la 2ª Guerra Mundial y miles de norteamericanos son reclutados para acudir al frente, incluidos los deportistas. Muchas mujeres decidieron tomar el lugar de los hombres y convertirse en luchadoras profesionales, ya que muchos espacios del entretenimiento popular que empezaba a ser televisado se quedó sin sus actores. En esta época surgen las pioneras de la lucha libre como Mae Young, The Fabulous Moolah o Gladys “Kill ‘Em” Gillem. Hubo una especie de edad de oro que aparece reflejada en el documental “Lipstick and Dynamite”, que vi antes de escribir la novela, pero una mirada más atenta pone de manifiesto las sombras de la profesión. Con frecuencia las luchadoras se veían obligadas a trabajar hasta una edad muy avanzada, algunas tenían managers que las explotaban y sufrían abusos físicos y psíquicos.

No tengo un especial interés por la lucha libre pero buscaba una buena excusa para escribir escenas de acción entre mujeres. Una de las luchadoras veteranas de Pérfidas, La Bella Nima, tiene su réplica real en esas pioneras (Mae Young).

2. ‘Nunsploitation’

Ennis7Desde mi ateísmo, tengo que reconocer que me gustan las monjas en la ficción, y puntualmente me gustaría seguir escribiendo historias en las que aparezcan. Una de las luchadoras en Pérfidas es Sor Muerte, quien “fue expulsada del convento por provocar una reyerta a navajazos entre toda la congregación”. Además ha tenido problemas varias veces por utilizar artimañas cuestionables sobre el ring, como una asfixia con un rosario de madera.

La ‘nunsploitation’ es un subgénero exploit que pone de manifiesto las contradicciones internas de las religiosas cuando enfrentan su fe, su celibato o su fervor religioso a situaciones violentas o sexuales. Esta truculencia está muy bien reflejada, por ejemplo, en la historia Sister Cilice de la autora B. Wilde, del recopilatorio homenaje a Clive Barker Hellbound Hearts, y en otro plano de existencia, en la película Entre Tinieblas, que por si no la recordáis tenía líneas maravillosas como:

-Pero es que los tiempos han cambiado mucho, la vida ya no es la misma

-Anda, mira. Eso son fantasías de monja. Qué estáis locas, porque como no pisáis la calle os pensáis que en la calle pasan cosas. En la calle no pasa nada. Todo, todo, todo, todo sigue exactamente igual que cuando tú entrastes (sic) aquí.

*En la foto, Bloody Mary.

3. Dazed and Confused, de Richard Linklater

Mi película favorita de Richard Linklater no es su trilogía Antes del (Amanecer) ni Boyhood, sino Dazed and Confused (1993 -En España se llamó Movida del 76). Es conocida por reunir un elenco muy coral de actores novatos que a mediados de los 90 afianzarían sus carreras (Matthew McConaughey, Milla Jovovich, Parker Posey, Ben Affleck), y por ser algo así como una quintaesencia de las películas de institutos de esa época. En la peli no pasaba realmente nada, la cámara se limitaba a moverse casi de manera documental alrededor de un grupo de estudiantes durante el último día del curso escolar.

Las “taras” mentales que arrastran en plan yunque temporal algunas de las protagonistas de Pérfidas están provocadas por esas amistades excesivamente intensas y enconadas que se forjan en el instituto. El motivo por el que Magma, la protagonista, se esconde tras una máscara tiene su origen en esos años en los que los principales escenarios son las aulas, los pasillos, el vestuario del gimnasio y las casas sin padres a la vista; y en cómo siempre se esquiva a alguien en esos espacios. El devenir de Magma en su época de estudiante tendría mucho que ver con esa inercia tan bien reflejada en Dazed and Confused, mientras que su enemiga Léonie estaría más cerca de Carrie (S. King / B. de Palma).

4. Japón

El año pasado fui a Japón y traje de vuelta una colección de imágenes que he incorporado a la historia en forma de capítulo 6. Como durante el viaje estaba noqueada por un exceso de información, quise irme al campo para que me diera el aire y a través de un contacto acabé visitando un colegio para alumnos con necesidades especiales (larga historia) en una zona rural a una hora de Kioto. Los alumnos eran adolescentes y tenían asignaturas incomprensibles, como “Inglés comercial” –inglés a secas les hubiera venido mejor. Estaban muy contentos de que vinieran extranjeros porque así practicaban el idioma. Uno de ellos me explicó que las puertas de entradas a los templos eran los lugares donde los samuráis debían dejar la espada y algo que no entendí muy bien sobre comer colmenas (ver consecuencias en el capítulo 2).

Midori Kumutsa, la luchadora japonesa de Pérfidas, amasó una fortuna vendiendo fotos y videos de kaopan, una práctica que vi con mis propios ojos en una tienda de DVDs de Akihabara (Tokio). Allí también me fijé en un poster de una wrestler japonesa llamada Akira Hokuto, poseedora de una técnica maravillosa pero conocida por sus constantes heridas, torceduras y fracturas. Como a Midori, las vendas las acompañaban siempre.

5. Polen, de Jeff Noon

polenJeff Noon es uno de mis autores favoritos y su novela Polen (editada aquí por Mondadori hará unos diez años y ya descatalogada) tiene algo que ver con esta historia. El autor ha estado diez años sin publicar nada hasta hace poco y en este tiempo he buscado y leído todas sus novelas en inglés, no siempre fáciles de encontrar (el año pasado el propio Jeff Noon las editó todas en ebook). Polen hablaba de un Manchester futurista en el que un policía investigaba la muerte del taxista Coyote, mitad humano, mitad perro. La novela tenía además un personaje inquietante, Gumbo Ya Ya, un locutor de radio que narraba paralelamente cómo la gran nube tóxica de polen iba cerniéndose sobre Manchester.

En Pérfidas también hay un locutor de radio, Ryder Alegría, que a diferencia de Gumbo, no se limita a observar y narrar lo que ve. Forma parte de la acción e interviene en la historia para conseguir la entrevista de su carrera: que Magma le cuente por qué lleva esa máscara y qué hay debajo de ella.

**************

¡Pérfidas! está editado por Aristas Martínez. Se puede comprar en librerías y en la web de la editorial.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: